En la universidad, cuando te toca exponer, ¿te sientes identificado con el siguiente cuadro: las manos te sudan, ¿la voz te tiembla y la información a exponer se te olvida? Si así te pasa, no eres el único. Ya que muchos no tienen la habilidad de hablar en público. La buena noticia es que el arte de exponer se puede cultivar. La clave para realizar una buena exposición está en la preparación. Hoy en esta entrada, te enseñaremos a cómo preparar una exposición de universidad. De esta manera, hablar en público te resultará pan comido.

Familiarízate con la Exposición

No lograrás exponer bien sino sabes de lo que vas a hablar. Cualquier exposición requiere que sepas el tema a exponer. Pero, en la universidad se espera que tengas otro nivel, uno más alto. Lagunas mentales, muletillas y divagaciones son síntomas de que no tienes idea de lo que estás hablando. Y como resultado tu exposición será deficiente.

Al preparar una exposición de universidad tómate tu tiempo para leer, entender e identificarte con el contenido de tu presentación. No esperes aprendértelo de memoria. Más bien, busca poder explicarlo en tus propias palabras. Por un lado, te será más fácil recordar si lo haces de esta forma. Y, por otro lado, a tu auditorio no les resultará tedioso sentarse a escuchar.

Bosqueja la información de la exposición

Después que tengas claro de qué va tu exposición, haz un bosquejo con la información de la misma. Hay muchas maneras de hacer un bosquejo. Por ejemplo, lo puedes hacer en forma de texto o en mapas, ya sean conceptuales o mentales. No obstante, lo que determinará cómo lo harás son tus preferencias y gustos. Usa el método con el que se te haga más fácil trabajar. De igual manera, tú decides si hacerlo en tu libreta de notas, en tu tableta o en la PC para luego imprimirlo.

Al hacer un bosquejo para preparar una exposición de universidad toma en cuenta que:

  • El bosquejo no es una transcripción palabra por palabra de lo que vas a decir al exponer. Es una guía que te permitirá estructurar la exposición. En el bosquejo solo van las ideas principales que te ayudarán a desarrollar el tema en el orden correcto.
  • Al hacer el bosquejo tendrás que pasar por un filtro todo lo que has investigado sobre la exposición de la universidad. Muchas cosas te parecerán interesantes, pero no puedes abrumar a tu público con exceso de información. Por eso, al momento de realizar tu bosquejo elije qué es necesario decir para dar respuesta al tópico en cuestión y qué información es insustancial. Una sugerencia es que fijes el tiempo de duración de la exposición –si la profesora no te lo ha estipulado ya- y consigas la cantidad de información acorde a ese tiempo.
  • El bosquejo te puede servir para ensayar y para el momento de exponer. Por lo tanto, coloca en él los datos que te cueste recordar. Pero ¡ojo!, no leas todo el bosquejo en la exposición de la universidad.

Tips para preparar una exposición de universidad

  • Prepara material de apoyo: En una época de tantos avances tecnológicos, es imprescindible usar algunos que le aporten vida a la exposición. Hay una amplia gama de elementos que te pueden servir como material de apoyo. A modo de resumen te indicamos algunos:
  • Medios audiovisuales: proyecta presentaciones que con imágenes, esquemas y palabras claves hablen por ti. Eso sí, cuida de la ortografía y de que el material sea del tamaño adecuado para que todo el aula lo vea. Además, puedes agregarle efectos de sonido.
  • Decora el aula. Coloca artículos alrededor del aula acordes al tema de la exposición. Eso sí, cuida de no recrear un aula de kínder.
  • Ensaya la exposición de universidad. Luego que tengas lista tu presentación, practícala tantas veces sea necesario hasta dominarla. Ensaya tal como si estuvieras delante del auditorio. No te olvides del volumen y velocidad adecuada de la voz, los ademanes corporales, usar todo el material de apoyo y mostrar una actitud y mirada confiada. Una sugerencia: practica la exposición delante del espejo o de un allegado. Mejor aún, grábate y luego ve en que tienes que mejorar.

Si los nervios te atacan en una exposición de universidad, recuerda que: Solo tú sabes lo que vas a decir. Por eso, si se te olvida algo, actúa como si nada y pasa al siguiente punto. Además, mientras más sencillo te expreses es mejor. Así que evita términos difíciles y palabras altisonantes. De esta manera la disertación será más fácil. Otro truco para controlar los nervios si se te olvida algo es convertir tu exposición en un dialogo con el auditorio. Pregúntales su opinión, quién quita hasta te pueden recordar la información.

Siguiendo estos consejos, de seguro tu exposición de universidad te saldrá genial.